Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Campus de la UNAL, símbolo de la nación moderna

La consolidación de la Ley 68 en 1935, Orgánica de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), es un símbolo del proyecto de nación moderna adelantado por el presidente Alfonso López Pumarejo.

Bogotá D. C., 03 de octubre de 2019 — Agencia de Noticias UN- *

Profesora Dolly Montoya Castaño, rectora de la Universidad Nacional de Colombia

Ramón Fayad Nafah, conductor Tertulias Universitarias

Auditorio Alfonso López Pumarejo

Así lo expresó el profesor Fernando Viviescas, arquitecto y urbanista del Instituto de Estudios Urbanos (IEU), en la primera sesión del ciclo de Tertulias Universitarias “Recordando y proyectando”, instalada por la rectora de la Institución, profesora Dolly Montoya Castaño, quien expresó que para la Universidad es muy importante recuperar su historia: “a veces se nos olvida que todo lo que pasa hoy es producto de lo que ha venido ocurriendo a lo largo de 152 años”, manifestó.

En el recorrido histórico y anecdótico que hicieron los asistentes por lo que es hoy la Ciudad Universitaria y el proceso necesario para convertirse en una realidad, el profesor Viviescas destacó que aunque la Universidad tiene 152 años de haber sido creada, el cambio que atravesó con los eventos que en 1935 llevaron a la construcción del campus de la Sede Bogotá no se trató de un simple cambio de administración o de pénsum, sino del momento de consolidación del proyecto de nación moderna que vislumbró López Pumarejo.

Agregó que “no se trataba de crear una universidad, era un proyecto con el que se quería sacar a Colombia del atraso sempiterno en el que la habían tenido. Con esto también se le dio un nuevo significado a la Universidad como una institución necesaria para revolucionar al país”.

En ese momento no existía una institución de esas características, pues entonces la Universidad se encontraba fraccionada físicamente, con sus facultades de Derecho, Ingeniería y Medicina desarticuladas y divididas en edificaciones religiosas prestadas, en lo que hoy es el Centro Histórico de la capital del país, y una cuarta, la Facultad de Minas, en Medellín.

Una era distinta

“Tenemos 152 años, pero en ese momento empieza una era distinta, esta universidad que tenemos ahora es la que empieza ahí, momento en el que también se crea un estatuto orgánico y una estructura administrativa que hasta el momento no se tenía”, explicó el docente.

En su opinión, el campus surge de una concepción totalmente diferente de lo que significa la educación para una nación en la que se quiere construir el desarrollo y la fundamentación del conocimiento científico y tecnológico, elementos sin los cuales no puede existir una nación moderna, según lo decía en ese momento el expresidente López Pumarejo.

En el conversatorio, dirigido por el profesor Ramón Fayad Nafah, también participaron Marcelo Riveros Rojas, ingeniero químico y profesor jubilado de la Facultad de Ingeniería; Laura Rosa Conde Rivera, egresada del Jardín del Iparm, del programa de Ingeniería Química y del Doctorado en la misma área de la UNAL; y Rodrigo Cortés Solano, arquitecto y exdecano de la Facultad de Artes.

El profesor Cortés hizo un recuento histórico de los espacios físicos en los que ha tenido presencia la Universidad a lo largo de su historia y recordó detalles curiosos como que el predio en el que se ubica hoy la Ciudad Universitaria tiene 200 fanegadas o 128 hectáreas.

Un terreno sobre el que, para este docente experto en la historia del campus, no es claro si fue comprado a quienes manejaban la herencia de Martín “el GallinoVargas, millonario de la ciudad que había entregado sus bienes a la Beneficencia de Cundinamarca, o se trató de una donación.

Escenarios como los abiertos con las Tertulias Universitarias son un insumo importante para que la comunidad ayude a repensar la Universidad, un trabajo en el que primero es necesario conocer la historia de la Institución, pero, sobre todo, verla desde los seres humanos que han intervenido en su construcción. “Aquí se ha contado mucha historia oficial, pero hay muchos que ni siquiera figuran en un libro y que han hecho más historia que cualquier otro”, señaló la rectora de la UNAL en la apertura de este espacio.